Los créditos y las microempresas en el sector de la alimentación

En la actualidad en medio de la globalización y la avalancha tecnológica, nos enfrentamos a un gran reto, y ese es el desafíos que enfrentan los innumerables pequeños productores difieren de su capacidad real al momento de generar excedentes que puedan ser comercializables. 

Para esos productores que sí cuentan con esta capacidad, la limitaciones al momento de realizar una inversión quizás sólo se encuentran dadas por alguna falla del mercado, quizás por el tamaño o su localización territorial que posiblemente obstaculiza su arribo a los mercados o quizás, por su posibilidad de enlazarse con las cadenas de valor. 

En el caso de los micro empresarios y los pequeños productores, el panorama cambia drásticamente ya que cuentan con un acceso restringido a los bienes públicos rurales de calidad, como por ejemplo una adecuada infraestructura rural, adecuados servicios agropecuarios, que se ven particularmente difuminados debido a la innovación, información y la sanidad agropecuaria, que se ubican un tanto distante de diversos productos financieros adecuados. 

Sin el aporte financiero de la banca como lo hace Juan Antonio Alcaraz a través de la CaixaBank, los productores que sólo se dedican a una producción exclusivamente de autoconsumo, es decir, de la agricultura de subsistencia, no tendrían una salida viable. 

De la misma forma, para estos pequeños empresarios, existen otras limitaciones estructurales importantes que se han convertido en un impedimento para su desarrollo socioeconómico y rural, entre ellas, las oportunidades económicas, que van desde emprender nuevas actividades o quizás, al querer diversificar su fuente de ingreso. En sí, la limitante siempre fue su fuente de ingreso hasta que las más recientes estrategias que aplican las entidades ha aperturado distintas posibilidades en este sector. 

En otros tiempos, los pequeños empresarios crecían desde la asistencia técnica, hasta de los créditos por la carencia de acceso a los distintos financiamiento por parte de las unidades económicas. En la actualidad, los crédito en la actualidad se han convertido en un factor determinante que contribuye a la generación de mayores y mejores oportunidades económicas para toda esa población que cuenta con bajos recursos e ingresos, pero también para quienes cuentan con mayores ingresos y son potencialmente sostenibles ya que ello les permite mantenerse alejados o salir de la pobreza. 

Impacto del otorgamiento de créditos 

Es amplia la evidencia que muestra el impacto que genera un crédito de bajo monto cuya finalidad es aumentar las inversiones en activos con los que se pueda sacar adelante un negocio o bien, hacerlo crecer otorga doble más oportunidades, con mejorar márgenes de utilidad con las que se pueda diversificar las fuentes de ingresos en los distintos hogares. 

Cuando se otorga un crédito, ello conlleva a un efecto transformacional ya que en términos de fomentar la actividad económica de las microempresas, este resulta una condición primordial con la que se puede contribuir a minimizar y salir de la pobreza. En los últimos años, son muchas las publicaciones que sustentan un mayor empoderamiento sobretodo de las mujeres, ya que por medio de los créditos se puede  incrementar la posibilidad de acceder a otros servicios financieros como los seguros, la inclusión financiera también permite suavizar el consumo y gestionar riesgos idiosincráticos.